Ruidos a ojo de buen cubero

Se suele definir el ruido como “Sonido inarticulado, sin ritmo ni armonía y confuso“. La Real Academia añade “por lo general desagradable“.

El ruido no nos afecta a todos por igual y es uno de los mayores problemas que se deben superar para “entender” una conversación (seamos o no discapacitados) y nos acerca a la sensación que tienen personas que van perdiendo agudeza auditiva.

La medición del ruido se realiza en una compleja escala logaritmica que – si no estas acostumbrado a utilizar- es muy complicado “medir” a “ojo de buen cubero”.

Cuadro de niveles de ruido

En este cuadro podemos ver diferentes niveles de ruido y compararlos con situaciones de la vida diaria y con las sensaciones corporales que nos producen a la mayoría de las personas.

La escala no es decimal, como he indicado la escala es logaritmica de manera que -como se puede apreciar- una variación de solo 10dB es muy importante . Digamos que, por ejemplo, una persona con una pérdida de 40dB dejará de entender el 95% de las conversaciones normales incluyendo mensajes de advertencia o peligro que se ofrecen en centros comerciales, estaciones o aeropuertos.

Aproximadamente un tercio de las personas mayores de 65 años tiene pérdida de audición superior a 40dB.

Las causas principales son:

  • causas congenitas (aunque el 90% de los casos se dan en familias cuyos padres oyen bien)
  • enfermedades o infecciones
  • exposición excesiva al ruido
  • degeneración de células sensoriales (envejecimiento)

Como  se puede apreciar en la lista … todos estamos expuestos.

Exposición a ruidos excesivosTradicionalmente, la falta de audición como otras “discapacidades” se ha visto como una enfermedad o la pérdida de unas facultades debido a un envejecimiento que era considerado “no deseable” y se debía ocultar.

Afortunadamente las cosas están cambiando y según un reciente estudio entre los menores de 18 años afectados  EL CIEN POR CIENTO utiliza protesis y el 97’5% ha recibido ATENCION LOGOPEDICA,  mientras que entre los mayores de 20 años se reduce al 68% para la utilización de prótesis y solo un 66% para el adiestramiento logopedico.

La pérdida de audición produce aislamiento y falta de rendimiento en el entorno escolar y laboral pero cuando se ofrece a las personas con pérdida de audición la oportunidad de comunicarse, estas pueden interactuar con los demás en IGUALDAD DE CONDICIONES.

La comunicación puede tener lugar por medio del lenguaje oral o escrito, o el lenguaje de signos