REUNIONES DE TELETRABAJO INCLUSIVAS – ¿encender la cámara?

REUNIONES VISTUALES DE TRABAJO INCLUSIVAS.

¿ES CORRECTO MANTENER LA CÁMARA APAGADA?

Las reuniones virtuales de trabajo ya forman parte habitual de nuestra jornada de trabajo para la mayoría de las personas. Es importante crear un ambiente inclusivo en el que las personas se sientan cómodas.

Apagar la cámara “para todos los participantes” puede ser una medida demasiado drástica que, además, puede crear dificultades para determinadas personas, pero ser flexible en este aspecto y mantener la cámara apagada para algunos participantes puede tener un fuerte impacto por algunas razones.

  1. Es posible que personas con baja visión no puedan ver correctamente a sus colegas o no sepan donde mirar creando ansiedad y pérdida de la concentración.
  2. Es posible que las personas con dificultades de audición tengan problemas con la utilización de programas de transposición de voz a texto o LS
  3. Mantener la cámara apagada facilita la utilización a personas que requieren atención médica (administración de medicamentos, oxigeno, etc)
  4. Mantener la cámara apagada reduce los estímulos externos y las distracciones visuales facilitando la participación de personas con TDAH.
  5. Personas en el entorno autista pueden estimularse físicamente para ayudar su concentración y procesar la información y es posible que no se sientan cómodos haciéndolo con su cámara encendida. (dar golpecitos con los dedos, balancearse hacia adelante, etc)

Cuando la accesibilidad se acerca al estudio de la “experiencia del usuario” y las emociones de las personas, no hay nada completamente “positivo” o “negativo”. En este caso, mantener la cámara encendida puede ser muy útil para algunas personas y acerca más la comunicación, aunque otras pueden tener una perspectiva diferente.

Estudiar este aspecto y crear un diálogo puede ayudarnos a aprender juntos y crear espacios de trabajo inclusivos.

¿Qué añadirías a esta lista?; ¿Cuál es tu opinión?

Para terminar, vamos con una lista de medidas a tomar para organizar una reunión telemática inclusiva.

  • Pregunta a los participantes si necesitan algún tipo de adaptación para la reunión en la propia convocatoria de la reunión.
  • Habilita los subtítulos en la organización y alojamiento de la reunión.
  • Presenta a los participantes incluso con una breve descripción de su participación en la reunión y organiza que los participantes se identifiquen cada vez que hablen.
  • Evita la utilización de acrónimos o abreviaturas (al menos la primera vez). Ten en cuenta que no todas las personas entenderán las abreviaturas (considera las dificultades de audición, idiomáticas, problemas de audio nítido, diferentes acentos de pronunciación, etc)
  • Limita la utilización de «modismos» o «frases hechas» que pueden ser propios de una cultura y dificulten la comprensión de hablantes no nativos.
  • Comparte la información de más de una manera, revisa la información que se puede ofrecer sólo en gráficos o imágenes (que no todos verán y no detectarán los lectores automáticos de contenido)
  • Consulta las herramientas específicas de la herramienta que vas a utilizar (Google Meet, Microsoft Teams, Zoom, etc) todas tienen utilidades específicas de accesibilidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.